De felicidad también se llora

Sucedió una vez que la hormiguita Toti nunca más pudo acarrear alimentos, porque un caballo estropeó sus patitas traseras. Todos se apenaron, menos ella.

_Sigo viva _dijo; sólo camino más lento. Ahora asearé dormitorios, ordenaré camas y decoraré nuestro hogar.

Puso floreros en las habitaciones, y por la noche, cuando todos regresaban, el hormiguero olía a rosas y lavandas.

Nunca se quejaba, terminaba agotada, pero feliz.

Así pasó mucho tiempo, hasta que un día sus amigos le construyeron en secreto un diminuto carro, donde colocó su abdomen y pudo avanzar impulsándose con sus patas delanteras.

Toti, agradecida, ¡lloró de felicidad!

(Cuento en cien palabras para ejercitar lectura y comprensión con niños de segundo básico.)

9 comentarios en “De felicidad también se llora

  1. Primero que todo, agradezco mucho tu comentario. Tengo un poco más de veinte cuentos breves de cien palabras, y que le haya gustado a una persona como tú, que escribe con mucha maestría, es todo un elogio.
    Ahora, respecto al texto, diría que más que conformismo el personaje muestra resiliencia. Tema importante para comentar con los niños junto con el de la solidaridad. Soy profesora y aunque ya no ejerzo, sin proponérmelo, mis escritos apuntan a formar.
    Saludos. Un abrazo.

    Me gusta

    1. literatoluisrodriguez

      Es superar circunstancias traumáticas, pero también conformismo ante la situación y el valor agregado de la ayuda incondicional.
      Muchas gracias por tus palabras.
      El texto da muy buenos ejemplos.
      Un abrazo.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s