Un húmedo mensaje

cebollas

Un día, dos cebollas conversaban animadamente en una canasta.

_ ¡Uy! ¡Mira los tallos que te asoman!

_ ¿Y tú? ¡Estás igualita!

Miraron sus figuras en la ventana: ¡se veían idénticas!

_ ¿Sabes? Siento algo extraño aquí adentro.

_ También yo. Es un húmedo mensaje: la tierra nos llama.

Entonces, pidieron al abejorro buscar algunas avecillas que pudiesen alzarlas.

Más tarde, el aire desordenó sus mechas cuando dos generosos queltehues las trasladaron hasta una fresca cavidad cubriendo sus cuerpos con tierra.

Ellas, agradecidas, los miraron alejarse.

Respiraron hondo, sonrieron, y la primavera hizo nido con ellas en la buena tierra.

(Breve historia en cien palabras para ejercitar lectura y comprensión en niños de entre siete a ocho años.)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s