Sólo hay que intentarlo

libelula-azulada

Una tarde, las moscas miraban asombradas a una libélula azul que subía, bajaba, danzaba, grácil, etérea, mágica. Entonces, perdiendo el miedo, se ubicaron detrás, copiando sus giros encantados.

Más insectos fueron sumándose: abejas, moscardones y mariposas formaron un alegre grupo multicolor de danzarinas alas.

Entusiasmados los zorzales, tordos y pitíos, trinaban observándolos.

El concierto era un canto a la alegría que la libébula regalaba.

De pronto, se detuvo diciendo:

_ Debo ir a poner mis huevecillos. ¡Gracias por acompañarme! Recuerden siempre: aunque seamos diferentes podemos vivir en armonía compartiendo la luz, el aire y el espacio; sólo hay que intentarlo.

(Breve historia en cien palabras para ejercitar lectura y comprensión en niños de entre siete a ocho años.)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s