Noche en calma

noche-en-el-campo_79400212

Levanto mis brazos para que mis manos, convertidas en antenas, atrapen el silencio de la noche en calma.

Mis ojos se prolongan en una ansiosa mirada más allá de la distancia. En vano intento descubrir a la azorada luna nueva, tras el oscuro biombo de nubecillas desordenadas.

Mis oídos se despliegan imitando un abanico de profundos embudos para invitar a los sonidos a invadir mi morada.

Oigo el roce húmedo de un viejo caracol llevando su casa; el blandir de aguijones de airados alacranes entre las piedras; los pasos menudos de sigilosos ratoncillos; el  empuje tenue de una mariposa nocturna emergiendo de su capullo…

De mi piel sintonizada con la oscuridad y la calma afloran finos rayos apuntando al brillo de las estrellas. La noche me acurruca y en su negro tejido duermo abrazada.

Imagen tomada de internet

6 comentarios en “Noche en calma

  1. Una virgo lunática

    Años atrás iba mucho al campo, teníamos una caravana y disfrutábamos de la naturaleza. Lo que más me gustaba era la noche y sus ruidos, a veces era difícil conciliar el sueño, todo bicho viviente salía a pasear y de paso contemplar la luna, no son tan diferentes a nosotros los llamados humanos.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s