¿Qué duda cabe?

IMG-20170418-WA0006

El otoño marca su presencia, teje alfombras húmedas, anida en cada espacio repartiendo olor de hojas olvidadas y la tierra agradecida sonríe bajo ese nutritivo regalo.

 

Anuncios

Una gran lección

lagar

Había una vez una preocupada mamá de nombre Lagartija Gris tomando sol en un caluroso día de verano. De todos los últimos hijos que había tenido, sólo uno seguía viviendo con ella: su hijita Pintitas Amarillas, y era el motivo de su preocupación, pues justo era la hora de su vuelta a casa desde el colegio.

_¿Vendrá con la misma cara triste de toda esta semana? _se preguntó.

Ya lo había decidido: ahora mismo iría a conversar con la profesora de su hija. Sobre la mesa dejó una nota que decía: Seguir leyendo “Una gran lección”

Libro, ¿qué eres?

dc3ada-del-libro

Imán, entretención, conocimientos, historias, versos, sentimientos, descripciones, opiniones, imágenes, dibujos, tejidos de pensamientos reales o imaginados, palabras impresas concatenadas por siempre, para leer ahora y cuando quiera.

Compañero de siempre en la antesala de mis noches, regalo para mi alma antes de abandonarme al nocturno sueño. Mis manos siempre te acogen y abrazan para Seguir leyendo “Libro, ¿qué eres?”

Incomprendido

217

Un pececillo rojo observaba sombras en el fondo del estanque,  tan inmóvil que parecía dormido.

Sin embargo, de pronto saltó fuera del agua atrapando un zancudo. Los enojados amigos del zancudo formaron una amenazante nubecilla zumbadora; inspiraron profundamente y se introdujeron al agua en picado para castigar al asustado pececillo que se refugió bajo las piedras. Pero las trompas de los zancudos chocaron en las rocas resultando adoloridas e inflamadas. Seguir leyendo “Incomprendido”

Tímidamente el otoño

alamos

Primera semana de abril y definitivamente del señor sol nos comenzamos a alejar. Los despertares asoman nebulosos, húmedos y fríos. Los días se han vuelto más cortos y comenzamos a revivir jornadas al amparo del calor de las estufas. Cuando en pleno verano observamos la leña apilada expuesta al secado natural, pareciera que faltase tanto para volverla a utilizar…

Bastó un breve ventarrón  para que los pregoneros álamos soltaran sus primeras hojas amarillas y así la presencia del señor otoño sobre el prado ya se comenzara a notar. El resto de los árboles lucen muy verdes aún; pero presumo que silenciosamente los cerezos preparan sus coloridos tintes para lucir sus rojos abrigos muy pronto ya.

Todo vuelve a ser. Los ciclos del tiempo se repiten una y otra vez. Tímidamente, el otoño se  hace notar.