Chincoles moninos

chincol_0Barriguitas amarillas,

alegráis las mañanas,

patitas presurosas

en soltaros de las ramas.

 

Niñitos traviesos,

ovillitos asustados,

pomponcitos amarillos,

chincoles de un país dorado.

 

Alitas menudas,

cantos cristalinos,

formáis en desnudas varas

un coro de ingenuos trinos.

 

Nube de pancitas juguetonas,

preludio de verdes brotes,

ilumináis el patio de mi casa

con saltitos apurones.

 

Barriguitas infantiles,

pequeños chincoles moninos,

sois las primeras flores,

que engalanan mi oído.

 

Volved os lo pido,

a colorear mi esperanza,

estará siempre el nido

esperándoles con ansia.

 

Nota:  La palabra «monino» no existe; es una licencia de la autora basada en las primeras acepciones de mono,  como algo bonito, agradable, con cierto atractivo.

Los chincoles son muy pequeños y al comienzo de la primavera podemos verlos en grandes, inquietos y bulliciosos grupos, constantemente posándose en los árboles o el suelo.

12 comentarios en “Chincoles moninos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s