La presa abandonada

gallina-ponedora-rojaLadraron muchísimo los perros aquella noche, pero el vendaval ahogó la agitación  en el gallinero.

Al día siguiente, mientras escarbaba, la gallina castellana decía:

_¡Huy, qué susto tuve! ¡Sentí muchos pelos rozando mi cresta!

_¡Lo supe! ¡Andaba un intruso! _agregó la colorada.

Enseguida, conversaron con sus inquietos polluelos y eso bastó para seguir comiendo confiadamente.

Temprano se retiraron a descansar.

Sólo al amanecer extrañaron el vigoroso canto del gallo. Curiosas subieron al techo para mirar y allá muy lejos divisaron un paquete de plumas blancas.

El astuto zorro había sido el extraño visitante, pero había dejado  su presa abandonada.

(Breve historia en cien palabras para ejercitar lectura y comprensión en niños de entre siete a ocho años.)

8 comentarios en “La presa abandonada

    1. ¡Gracias, Winnie! Lo de real es a medias. La historia surgió cuando una mañana, desde mi casa observé a lo lejos una especie de paquete blanco tirado en mi sitio. Pensé que el viento habría acarreado una bolsa plástica; pero como nunca cambió de lugar acudí a ver y descubrí que era lo que restaba del gallo del gallinero de mi vecino. En varias ocasiones he visto pasar al zorro merodeando en busca de presas.
      Que tu jueves termine muy bien.
      ¡Un abrazo!

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s