La luna siempre es muy linda

Víctor Jara nació en Lonquén, Chile, un pequeño pueblo campesino, cercano de Santiago. Su padre, Manuel, era labrador y su madre, Amanda, realizaba diversos trabajos menores. El padre de Víctor era alcohólico, lo cual generaba innumerables peleas que terminaban inevitablemente con el padre golpeando a su mujer.

La madre de Víctor era muy trabajadora y su optimismo le daba fuerza a la familia. Ella cantaba y tocaba la guitarra, lo cual fue el primer acercamiento de Víctor a la música popular folklórica campesina. Su madre fue una gran influencia en el diario vivir de Víctor. Amanda creía en la educación, e hizo que Víctor terminara la escuela primera y secundaria y comenzara sus estudios de contabilidad. Amanda murió cuando Víctor tenía 15 años. Él deja sus estudios de contabilidad e ingresa al seminario. Él tenía una gran soledad y creyó que la profesión más alta era la de sacerdote. Pero, después de dos años, estaba desencantado con la religión y la dejó para cumplir su servicio militar. A los 21 años, al salir del ejército, ingresa al coro de la Universidad de Chile y comienza su trabajo de investigación y recopilación folclórica. El resto de la historia es conocida.

El 16 de este mes se cumplirán 44 años desde su asesinato, en 1973.

(Texto y  letra de la canción, obtenidos en Youtube).

La luna siempre es muy linda

Recuerdo el rostro de mi padre 
como un hueco en la muralla, 
sábanas manchadas de barro, 
piso de tierra. 
Mi madre día y noche trabajando, 
llantos y gritos. 

Jugando al ángel y al diablo 
jugando al hijo que no va a nacer, 
las velas siempre encendidas 
hay que refugiarse en algo. 
¿De dónde sale el dinero 
para pagar la fe? 

Recitado: 
No recuerdo que desde el cielo 
haya bajado una cosecha gloriosa 
ni que mi madre hubiera tenido 
un poco de paz, 
ni que mi padre hubiera dejado 
de beber. 

Al pobre tanto lo asustan 
para que trague todos sus dolores 
para que su miseria la cubra de imágenes. 
La luna siempre es muy linda 
y el sol muere cada tarde. 

Por eso quiero gritar: 
no creo en nada 
sino en el calor de tu mano 
con mi mano, 
por eso quiero gritar: 
no creo en nada 
sino en el amor 
de los seres humanos. 

Recitado: 
¿Quién puede callar el latido 
de un corazón palpitando 
o el grito de una mujer 
dando un hijo? 
¿Quién? 

15 comentarios en “La luna siempre es muy linda

  1. Aquí, un interprete le hizo un homenaje. Se llamó Alí primera y parte de la letra es esta:
    «Canción de huesos chilenos
    De lo profundo de adentro
    Canción para los valientes
    Que la cante victor jara
    Una canción de violeta…»
    Me agrada la sencillez con la que planteas las ideas.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s