El inquieto sapito

9129456b836274f6e7ff16702b941daaSaltando, saltando, un joven sapito verde y juguetón tan alto llegó, que no supo dónde fue a caer.

Pronto salió en persecución de un veloz saltamontes; mas, cuando quiso regresar junto al estanque, ni siquiera pudo divisarlo.

Entonces giró, brincó, escaló, oyendo muy lejos el croar familiar; pero sin lograr volver.

Al amanecer lo despertó el cercano e inconfundible sonido de una corriente de agua. Guiándose por él llegó hasta un enorme jardín.

Inmediatamente saltó en medio del ruidoso torrente, siendo arrastrado hasta el fondo de una gran piscina.

_¡Papá! ¿Qué se mueve ahí? _preguntó Diego.

_¡Croac! ¡Croac! _se oyó.

Breve y sencilla historia en cien palabras, para ejercitar lectura y comprensión en niños de entre siete a ocho años.

Imagen tomada de internet.

32 comentarios en “El inquieto sapito

    1. Y el final tampoco nos dice qué le podrá pasar… Queda abierto a la imaginación de cada niño suponer qué sucederá. Es divertido elegirlos como personajes de historias infantiles; pero prefiero mirarlos desde lejos, en la realidad.
      ¡Ün abrazo Antonio!

      Le gusta a 1 persona

    1. ¡Hola Julie! Siempre he pensado que las primeras lecturas para los niños que han comenzado a leer, deben ser breves; fáciles de comprender; también de ilustrar e incentiven su imaginación.
      Me alegra saber que no soy la única a quien asustan las serpientes y culebras. Una laucha o un ratón me provocan asco; pero no me asustan. En cambio, una culebra, sí. Y ellas, lo único que desean es desaparecer de nuestra vista lo más rápidamente posible (así han reaccionado con las que me he encontrado).
      ¡Besos también para ti, Julie!

      Le gusta a 2 personas

  1. Un cuento muy tierno sobre un sapito saltarín y viajero.
    Recuerdo, de niña, cuando iba a la fuente a por agua, cuando el sol empezaba a ocultarse, salían los sapos al camino y me daba mucho “repelús”, ls ranas son otra cosa, más simpáticas y agradables.
    Un abrazo, Sari.

    Le gusta a 2 personas

      1. Quizá lo que tu llamas un sapito es una rana de las de aquí. Con la piel lisa, verdosa y que le gusta mucho el agua. El sapo que nosotros llamamos,aunque es de la misma familia es más grande, parduzco y con la piel llena de bultos. Salen a pasear al oscurecer y les gusta la noche…
        Tal como los conozco yo, la rana es simpática y el sapo es repelente…
        Besos.

        Le gusta a 1 persona

      1. Quizá, Sari, es porque por ahí habrá variedades de rana que son diferentes de las de aquí. Alguna vez en el jardín he encontrado alguna ranita muy pequeñita, del tamaño de una cereza, tan verde que se confunde con la hierba y dando unos saltos espectaculares. Son muy graciosas, a Iker le encantan.

        Le gusta a 1 persona

        1. Sí que hay muchas variedades, dependiendo de la región. Más que verlas, las oigo; pero no sé si es croar de sapos o ranas. Hay una parte baja aquí donde vivo y ahí está la vertiente. Esa humedad es cobijo de varias especies de pequeños seres; hasta camarones hay. Y ahí es donde viven sapos y ranas, que son los que escucho al atardecer.

          Le gusta a 1 persona

  2. POESÍA INFANTIL Marisa Alonso Santamaría

    Yo invitaría a que los niños pusieran final a esta historia, seguro nos sorprenderían.
    ¿Qué hizo Diego? jajajaja
    Un abrazo muy fuerte Sara

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s