Era hora

Imagen relacionada

_¡Que te calles! _gritó furioso el padre. ¡Vives en mi casa y aquí mando yo! Si no te gusta…  En su habitación, tumbado sobre la cama, remiró esos dibujos de la madera que tan bien conocía desde niño. De súbito se incorporó y en un par de bolsos guardó sus ropas. Era hora. Traspasaría la puerta para no volver. “La decisión de independizarme y trabajar será la mejor manera de festejar los cuarenta y ocho años que mañana cumpliré”, pensó.

Esta es mi participación de mayo en el Reto 5 líneas del blog de Adella Brac

Palabras a incluir: calles, padre y puerta