Gerineldo, el relojero

banner-reto

Crea un microrrelato o poesía (máx 100 palabras) inspirándote en la carta.

En tu creación debe aparecer la imagen del dado: un cofre/ un tesoro.

Opcional

Que la historia contenga la palabra: sueño/s.

reto-mayo

Cuando le fue imposible continuar reparando relojes, Gerineldo guardó el viejo molinillo heredado de su padre en el cofre tallado por su abuelo. Su vida perdió sentido. Los dedos reemplazaron a sus ojos, pero los tic tac se perdieron en el silencio. Sumergido en un mundo solitario y oscuro no pudo manipular los engranajes de su propio tiempo. Por las noches, sentado tras la abierta ventana adivinando el brillo de las estrellas, dejaba que el viento jugueteara con su barba y enredara sus cabellos, mientras giraba la manivela del molinillo tarareando muy bajito: «reloj no marques las horas…»

Esta es mi participación de mayo en el reto Escribir jugando del blog de Lídia

 

 

 

 

31 comentarios en “Gerineldo, el relojero

    1. Tienes razón, el título no sugiere el tenor del contenido. Pero igual te ha gustado 😁
      De verdad que tuve todo el tiempo la imagen en mi cabeza, pero nada salía. En fin, así es. De repente surge una frase o un recuerdo que permite ir hilando una breve historia.
      ¡Abrazos, Luna!

      Le gusta a 2 personas

  1. Muy bonito, Sari. Aunque triste y anhelante. El tiempo que se escapa de nuestras manos y esa incapacidad de ver que obliga al protagonista a sobrevivir entre tinieblas. Es descorazonador, pero muy bello a la vez.
    Muchas gracias por participar en el reto. Un abrazo enorme y feliz semana 🙂

    Le gusta a 2 personas

      1. Creo que siempre le resultará difícil elegir uno entre tantos. Pero, sinceramente, no lo creo ganador y tampoco he leído todos los que han ido llegando. Participar es lo importante desafiando a nuestra imaginación. ¡Gracias por tu lindo comentario, Sadire!

        Me gusta

  2. Pingback: EJ: Creaciones participantes | El Blog de Lídia

    1. ¡Hola Littlecat! La cuenta regresiva comienza junto con nacer y, a sabiendas, siempre intentamos doblarle la mano. Me alegra que te haya gustado, amigo.
      Por aquí el invierno ya nos avisa su pronta llegada, con viento y lluvia.
      ¡Abrazos de otoño!

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s