Buen presagio

logo-reto-de-escritura-5-lineas

Los hombres regresaron con sus redes vacías. Al amanecer Pedro comprobó que se había dormido entre los rocas. Inexplicablemente no tenía frío. Abrió los ojos y quedó paralizado: junto a él yacía una desnuda y bella joven de larga cabellera. Ella sonrió, se paró, y de cara al mar ejecutó una vigorosa danza. Quiso alcanzarla, pero se internó mar adentro. Solo vio que sobresalía una brillante cola de sirena mientras más se alejaba.

Esta es mi participación de agosto en el Reto cinco líneas del blog de Adella Brac

Nota:

El relato está basado en la existencia de dos personajes marinos imaginarios pertenecientes a la mitología de Chiloé (isla del sur de Chile), y que yo fundí en uno solo. Uno es la Pincoya, una mujer joven, hermosa, de larga cabellera y apariencia humana. El otro es la Sirena chilota, que posee cola de pez. La leyenda dice que la Pincoya aparece desde las profundidades del mar, semi vestida con un traje de algas a danzar en las playas y que, por medio de la orientación de su danza, indica si la pesca será abundante o escasa en la temporada que se avecina. Si baila vuelta hacia el mar anunciará abundancia, como en el caso del breve relato.