No soy un robot

helecho

No soy un robot, me lo hizo notar este año. Me estrelló y quedé dando unas cuántas vueltas de campana. Sin embargo espanté el miedo, recordé que junto con nacer también venía mi boleto de término, nada más natural. Pero debo reconocer que me sacó de lo habitual; me regaló incertidumbre, desazón; me sacó de mi zona cómoda; formó una bola con los hilos que tejen las palabras y ahí quedaron prisioneras; por más que deseo plasmar emociones, no me deja rescatarlas. 

Pero sigo aquí, a mi alrededor todo continúa viviendo, lo mismo que ustedes, amigos de este blog. El invisible malvado que llegó para darnos guerra no puede contra los buenos sentimientos, no puede evitar que les diga lo mucho que los valoro, que disfruto y aprecio las lecturas de cada uno y que, a pesar de las ausencias, siempre habrá un instante que nos permita comunicarnos.

¡A revitalizar el amor para recibir el nuevo año con el corazón lleno de esperanza!

¡Todo lo mejor para cada uno de ustedes y para todas las personas del planeta!

¡Un gran, sincero, y afectuoso abrazo!

 

 

36 comentarios en “No soy un robot

    1. Querida Eva: ¡Qué linda sorpresa he tenido con tu saludo! Tiempo hace que no nos comunicábamos; pero el afecto perdura y nunca es tarde para hacerlo y desearnos todo lo mejor. Comparte mi saludo a Littlecat y toda tu familia.
      ¡Un enorme abrazo y felicidades en el nuevo año!

      Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias, Ángel! Mientras haya una luz de esperanza anidando en nuestros corazones atraeremos buenos momentos; desechemos el abatimiento, llenémonos de amor y generosidad, lo bueno vendrá por añadidura.
      ¡Un gran abrazo deseándote lo mejor!

      Me gusta

  1. Ana Piera

    Este año nos cambiò a todos, espero que para bien. No nos ha pasado en realidad nada extraordinario si lo vemos como algo que otras generaciones han pasado desde que el ser humano existe, pero tenìamos la falsa sensaciòn de que estàbamos relativamente seguros. Nos viene bien esta dosis de realidad. Ahora, eso si, ¡ya que pare la lecciòn!. Deseo que el año que entra traiga esperanza y muchos relatos e historias para disfrutar entre todos. Felìz de leerte, ¡saludos!

    Le gusta a 2 personas

    1. ¡Hola Ana! «Esta dosis de realidad», como bien la denominas, ha sido un aterrizaje forzoso hacia el entorno y nuestro interior. Todo pasa por algo, de seguro lo necesitábamos, unos más que otros.
      Y seguiremos aquí hasta cuando podamos, felices de poder leernos y comunicarnos.
      ¡Un abrazo grande Ana y un mejor año!

      Le gusta a 1 persona

  2. En la escuela algunas lecciones a base de repetirlas conseguíamos saberlas. En la vida, al menos ya debíamos tener claro que no aprender de los errores nos hace repetirlos. Este año los deseos han de ser de Salud para que aprendamos a valorarla y no darla por hecha, así que Saludos y Salud Saricarmen 🖐

    Le gusta a 2 personas

    1. ¡Hola Jose! ¡Qué gusto tenerte por este espacio! ¡Muchas gracias por tus buenos deseos, las sonrisas son siempre bienvenidas! La pandemia continúa dando guerra, lo mismo que en tu tierra, y echando a perder el tiempo de vacaciones de verano que todos esperaban con ansias. Pero «al mal tiempo, buena cara», dice el dicho. Haremos lo posible por mantener el buen ánimo.
      Deseo que tengas un buen año y así podamos seguir leyéndonos.
      ¡Un abrazo grande!

      Me gusta

  3. María Rosa

    Hola, aunque tarde en visitarte siempre te recuerdo con afecto. Esto de ser abuela es genial y a la vez laborioso, estos días mis nietos están confinados por causa del covid, y se me amontona el trabajo, pero hoy he encontrado un rato libre para pasarme por tu casa.
    Un abrazo en la distancia.

    Me gusta

    1. Estimada amiga de letras: Agradezco mucho tu mensaje. He estado leyendo tus últimas entradas porque me llegan al correo. Desde la aparición del covid la señal de internet en las zonas rurales bajó su alcance; en el PC no logro abrir páginas, y en el móvil, a veces. Así que tengo abandonado el blog por ahora. Y sí, es lindo pero a la vez cansador,ser abuela. Ellos no se cansan nunca. Fíjate que justo hoy hace dos semanas que me caí. Se me produjo una fractura en la muñeca izquierda y estoy enyesada, viviendo todas las limitaciones que conlleva. Nunca había sabido de yeso, pero no tomé precauciones y aterricé. Ómicron también sube los contagios por acá. Estoy con 3 vacunas y ya están partiendo con una cuarta dosis. ¿Terminará alguna vez todo esto? Parece que no. En fin, viviremos hasta cuando se pueda, ya tenemos una vida hecha. Deseo que continúes bien y con ánimo para poder compartir con tus nietos. ¡Un abrazo grande y con mucho afecto, María Rosa!

      Le gusta a 1 persona

      1. María Rosa

        Referente a la fractura, te diré que yo me rompí el tobillo derecho hace 25 años bajando las escaleras del metro y cuando cambia el tiempo me sigue molestando, o sea que paciencia, hay cosas peores jaja, yo siempre con un poco de ironía, ella me hace más fácil la vida. Un abrazo y que pronto estés bien.

        Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s