Sin sospecha

El cerebro de los diminutos seres registró de inmediato la presencia del pintoresco objeto posado sobre la superficie. Desde el obligado confinamiento en ciudades  subterráneas nada había alterado sus vidas. Si bien tardaron en replicar y perfeccionar la existencia de su ambiente natural, estaban satisfechos. La población no podría reproducirse pero vivirían eternamente. El Perseverance ni siquiera lo sospecharía.

Esta es mi participación en https://comunidadcincoliniera.com/reto-de-escritura-5-lineas-marzo/

Palabras a incluir esta vez: bien, cerebro y seres.