Gimnasio natural

dalia-2-19

─¡Mamá! ¡Por favor! ¡Voy en la tercera vuelta…! ¡Estoy agotada! ¡Anda, quiero volver a  la telaraña..! Mis amigas de facebook estarán preguntándose dónde estoy; no puedo permanecer tanto tiempo desconectada…

─El verano es el tiempo ideal para fortalecer tus articulaciones, hija, y este gimnasio natural no durará mucho. Después les explicas. En whatsapp encontrarás la foto que te acabo de tomar.

«Tan anticuada la madre que me fue a tocar», se dijo la arañita y continuó bajando y escalando paredes rosadas, sudando y rezongando; pero también saboreando el exquisito picor que dejaban en su boca las diminutas hormigas que iba encontrando.

Imagen: flor de dalia en mi jardín.

Anuncios

El inquieto sapito

9129456b836274f6e7ff16702b941daaSaltando, saltando, un joven sapito verde y juguetón tan alto llegó, que no supo dónde fue a caer.

Pronto salió en persecución de un veloz saltamontes; mas, cuando quiso regresar junto al estanque, ni siquiera pudo divisarlo.

Entonces giró, brincó, escaló, oyendo muy lejos el croar familiar; pero sin lograr volver.

Seguir leyendo “El inquieto sapito”

El sueño de Chis

 

Resultado de imagen para  caracol

_¿Qué te sucede, Chis? _preguntó la profesora de los pequeños caracoles. Dije que podían marcharse. Mira, tus compañeros ya se han ido; pero parece que nada has oído.

_¡Oh, disculpe! _dijo el pequeño.

Chis parpadeó varias veces. Luego, levantó sus desanimadas antenas lo más rápido que pudo y comenzó a desplazarse dejando una delgada línea plateada sobre el camino. Parecía como si su casa pesara más de lo acostumbrado. Seguir leyendo “El sueño de Chis”

Análisis de conciencia

Un excelentísimo relato de Ángel, como todo lo que he leído de él. Lo más probable es que esté entre los mejores alumnos del taller de escritura. Os invito a visitar su blog y comprobarán que así es.

Diario del Hombre Topo

Mi vecina es puta. No es prostituta, ni chica de compañía, ni tonterías por el estilo: puta; y cualquier término que use para suavizar su situación solo servirá para proteger mi propia conciencia miserable. Mi vecina es puta y ayer la vi desde mi cocina, un piso más abajo de la suya, sentada en el alfeizar de la ventana dispuesta a saltar, harta de ser tratada como un trozo de carne por el resto de la gente. Porque eso es lo que es para todos nosotros: un trozo de carne sin sentimientos ni derechos que una piara de bestias alquila por un precio ridículo para liberar sus instintos más bajos en cualquiera de los tres agujeros que están disponibles en su cuerpo.

Era noche cerrada, pasaban más de las dos de la madrugada y éramos los únicos que estábamos despiertos en todo el edificio. Al ver luz en el patio…

Ver la entrada original 863 palabras más

Solidaridad marrana

220px-more_piglets

Esa tarde, unos agudos gruñidos rompieron la placidez del paisaje.

_¡Hiiiiiiii…!  _¡Hiiiiiiii…! _chillaba un pequeño marrano mientras los colmillos de un perro presionaban su cuello.

La familia porcina rodeó al can amenazadoramente obligándolo a desistir y escapar.

Luego, cabizbajos, temerosos y preocupados corrieron buscando la seguridad del chiquero; pero no pudieron ingresar. Un vallado nuevo y desconocido reemplazaba al deteriorado cerco anterior.

Seguir leyendo “Solidaridad marrana”

Ita

telarac3b1a1Maravillada, Ita tejía su primera telaraña. ¡Le resultaba increíble producir ese hilo tan fino y brillante!

Entonces, generosamente, ideó tejer pantuflas para los ciempiés recién nacidos.

Por la noche tejió y tejió sin descansar, mas no le importó. ¡Era inmensamente feliz viendo crecer la Seguir leyendo “Ita”

Doña Pepa y Mechas Locas

Después de una noche de viento y lluvia, sin saber de dónde, una desgreñada escoba apareció tirada en medio del patio de la señora Pepa. La recompuso y la dejó junto a las que ya tenía; pero cada vez que la necesitó nunca pudo encontrarla.

Doña Pepa era una mujer bajita, risueña, gruesa, que ordenaba su largo cabello plateado en un gran tomate sobre su cabeza, o bien lo  recogía en un moño.

Desde que había enviudado vivía en un barrio de las afueras de la ciudad en compañía de sus dos Seguir leyendo “Doña Pepa y Mechas Locas”

No hay mal que por bien no venga

9dcc3-hormigadespuesdelalluviaTambaleaban las frágiles hormigas caminando a ciegas bajo la inmisericorde lluvia. Entre sus mandíbulas portaban las provisiones recién rescatadas desde el fondo de sus galerías. Probablemente algunas no cumplirían con el cometido, pero intentarlo resultaba primordial para la sobrevivencia de la colonia.

Quedaban extenuadas después de cada ascenso hasta el nuevo refugio, en el interior de un derruido tronco. Repitieron la faena muchas veces. Luego, mojadas, hambrientas y Seguir leyendo “No hay mal que por bien no venga”

Las cautelosas crías de mamá culebra

31oct15

La solícita y abnegada mamá culebra despertó muy feliz esa mañana junto a sus hijitos, entre las raíces del añoso árbol caído donde vivían. A  través de sus ásperas escamas percibió que el día sería muy caluroso.

_¡Qué rico! _pensó. Tan largo que resulta el tiempo frío, donde casi se acaban mis fuerzas y permanezco aletargada. Ahora es primavera  y puedo salir con mis pequeñas crías, Seguir leyendo “Las cautelosas crías de mamá culebra”

El color hacía la diferencia

img1_pelota-lisa-85_0-600x400Había una vez, una colorida familia de pelotas formada por Papá Amarillo, mamá Rosapálida y sus tres hijitas: Rosada, Azul, y la pequeña Violeta.  Vivían muy felices en una bella y cálida canasta de mimbre, siempre juntos y unidos esperando los fines de semana cuando llegaban Gabriela y Diego, los nietos de los dueños de casa. Ellos las cogían y salían a rodar y botar por el fresco césped del patio. Saltaban muy alto, rozaban las ramas de los árboles, se deslizaban por los techos; no estaban quietas ni un solo momento y eso las divertía muchísimo. Seguir leyendo “El color hacía la diferencia”