Lagrimones de un ogro invisible

Papá detenía el camión frente al gran boquerón llamado Boca Norte, para hacernos correr hasta los matorrales, antes de entrar. De nuevo en marcha, mi corazón rugía al unísono con el motor; mis ojos hendían la oscuridad, mas solo percibía frío y agua escurriendo. De pronto, desde los costados, surgían pequeñas cavidades débilmente iluminadas. Pasado un tiempo eterno, sacudida por los baches y apegada a mamá, la aparición de un lejano punto luminoso al frente me llenaba de ilusión. A medida que crecía, extrañas figuras de hielo pendían del techo: eran lagrimones congelados del invisible ogro del Túnel Las Raíces. Seguir leyendo «Lagrimones de un ogro invisible»

Paisajes de invierno

En la semana pasada tuve la oportunidad de visitar el pequeño pueblo precordillerano donde nací: Curacautín. Su nombre, en mapudungún (lengua mapuche), es kura kawin  y significa «piedra de reunión». Desde ahí, pude adentrarme un poco más hacia la cordillera y deleitarme con los paisajes pintados de blanco por una reciente nevada. Son los mismos de mi infancia y recorrerlos constituye un regalo inapreciable para mí.¡Me encantan! ¡Me contagian paz y regocijo! ¡Me emocionan!

Gracias al móvil fui capturando imágenes. Seguir leyendo «Paisajes de invierno»